LA CRISIS ECONÓMICA EN SU ESENCIA: UN MÉTODO SENCILLO PARA EMPEZAR A SALIR DEL LABERINTO



      Todo problema se puede contemplar como un árbol, y como tal mirarlo desde tres perspectivas que se complementan: desde la maraña-el ramaje-, desde la esencia –el tronco- y desde el terreno que lo sustenta-la raíz-, tal como comentamos en la entrada “El árbol mágico de los problemas”. Veamos cómo se puede aplicar esta herramienta a la crisis económica que vivimos en muchos países.
      Si vamos al tronco de la crisis veremos que todos los problemas que vive en ella el ciudadano tienen un denominador común: falla el intercambiador de creaciones, lo que generalmente llamamos dinero. Efectivamente, las personas no han perdido su capacidad de trabajar, de crear bienes y servicios, lo que les falla es el intercambiador, en el caso de España el euro. Lo que tenía la moneda como valor esencial, permitirnos intercambiar cosas de una forma cómoda y sencilla, ha ido quedando en manos de intereses que han especulado con ella, desvirtuando su función hasta el punto en el que nos encontramos: la no suficiente circulación de la sangre de la economía.



     Muchos economistas han propuesto que España salga de la eurozona y vuelva a la peseta, este pensamiento nace dentro de la dualidad y como tan nos obliga a elegir entre dos opciones. Pero si transcendemos el pensamiento dual y nos centramos en la esencia del problema, lo que necesitamos es un intercambiador  temporal que permita generar empleo y a la vez subsistir a los más desfavorecidos, no habiendo ninguna necesidad de renunciar al euro. Este intercambiador temporal, emitido por el estado en forma de pagares parecidos a los billetes, llevaría una fecha de caducidad incorporada, a partir de la cual el Banco de España cambiaría los pagares por euros. Su validez sería sólo en el territorio español, con lo cual los países de la eurozona no tendrían ninguna objeción, además de que se elimina el problema de la evasión y de los paraísos fiscales en cuanto a estos pagares se refiere. ¿Dónde está la ventaja respecto a la situación actual ? Veámosla.
      Una buena parte de los subsidios de desempleo e incluso de las pensiones se empezaría a dar en forma de estos pagares, que servirían para pagar bienes esenciales. Los comercios empezaría a hacerlos circular. Los emprendedores que quisieran iniciar un pequeño negocio podrían pagar los permisos y los impuestos con estos pagares y también una buena parte de los bienes que necesitaran para empezar, reduciendo así sus necesidades de crédito, el gran problema con el que se encuentran en la actualidad. El erario público se ahorraría muchos millones de euros en pensiones y subsidios pudiéndolos emplear en disminuir la deuda y en medidas de activación del empleo. El euro seguiría siendo la moneda oficial, mientras la economía se iría activando gracias a que habría un intercambiador que no depende de las políticas de los bancos. El efecto social sería inmediato, sin necesidad de depender de interese exteriores y del tan nombrado “mercado”. ¿Por qué ha de pasar necesidades una familia, si tan solo necesita de un intercambiador válido que le permita hacer de sus habilidades y experiencias laborales algo rentable?
       El problema cuando se mira en su esencia, como todos, no es complejo y la solución aparece de forma fácil y sencilla. Su puesta en marcha puede causar algunas dificultades, pero tenemos el potencial de todos para superarlas, ninguna crisis nos hace menos efectivos en nuestras habilidades, y entre todos reunimos muchísimas habilidades e ideas, un intercambiador que falle no justifica nuestra dependencia de los poderes que lo manejen a su capricho. Una activación económica con estos pagares no basta, pero su puesta en marcha nos permitirá el tiempo que necesitamos para hacer eso que ya nuestros corazones nos piden; crear un modelo de sociedad que no nos esclavice más.- cambiar el terreno que sustenta el árbol de los problemas- para así caminar hacia un futuro abundante – las ramas del árbol llenas de hermosos frutos porque habremos saneado el tronco y la raíz--.


       Llegados a este punto, querido lector, puede que estés pensando que esto que te he narrado no es más que un sueño …. ¡tienes razón! Para hacerlo realidad es necesario que muchos lo empezamos a habitar y a añadir ideas y compromisos, yo sólo he dado el primer paso, dejemos que circule por la red y se vaya enriqueciendo, que personas con conocimientos de economía vayan viendo como hacerlo posible … que se vaya contando en todos los ambientes cotidianos … que circule en tertulias de los medios de comunicación …  que entre en los círculos de los partidos políticos, que sin duda buscan nuevas ideas, en definitiva, que vaya cobrando vida. El alimentarlo es cosa de todos los que lo sientan como propio, cada uno aportando su parte. ¿Te animas …?  

   
  


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada