CÓMO TRANSFORMAR UNA LLAMADA INCÓMODA EN UNA BELLA EXPERIENCIA

        
- Os explicaré un método muy sencillo para poder experimentar todo esto… ¡y sin riesgo de meter la pata!
- ¡Adelante! – Bromea Toni.
- Necesitamos que algún vendedor nos llame al teléfono. Como eso no es previsible, hay que prepararse antes. Le vamos a recibir con el corazón abierto, sintiendo que su presencia es una gran oportunidad para ambos; vamos a establecer una relación mágica que nos va a hacer el día más feliz a los dos.
- ¿Es necesario comprarle el producto? Lo digo por lo de hacerle más feliz…- Expresa Rou, socarronamente.
- ¡En absoluto! No se trata de comprar, sino de regalar… ¡es algo que el vendedor no espera!
- ¡Ahh, un regalo sorpresa a un desconocido! ¡Realmente es algo fuera de lo común! Lo corriente es despedirlo con cajas destempladas, a fin de cuentas, penetra en nuestro hogar sin ningún permiso, y muchas veces a horas fuera de toda lógica. – Manifiesta Ana.
- ¡A ver, una voluntaria… tú misma, Mireia! Vas a hacer de vendedora. Me ofrecerás… una conexión a Internet… ¡que sea la repanocha!
- ¡Vale! Déjame un momento que me concentre…para poder entrar en el papel… ¡Voy a ser una vendedora agresiva, no se me resiste nadie…! ¡El próximo va a caer…!
La clase disfruta la preparación psicológica con risas y comentarios. Toni pide la palabra.
- Yo haré sonar el teléfono.
- ¡Adelante!
- Ring…ring….ring
- ¿Sí?
- ¿Es usted José Luis García?
- El mismo
- Mi nonbre es Margarita Fernández, ¡mucho gusto!
- ¡Encantado!
- Le llamo en nombre de Yacom. ¿Le gustaría disfrutar de una mejor conexión a la red y a un precio increíble?
- ¡Ya disfruto ahora!
- Nuestra oferta es irresistible. Nadie le puede dar más. ¿Con qué compañía tiene usted el contrato en estos momentos?
- Con Yafeliz
- Seguro que tiene momentos de desesperación, de verdadera lentitud en su ordenador… ¡Un momento! ¿Qué nombre ha dicho?
- Yafeliz
- Lo siento, pero no conozco esa compañía… ¿no se habrá usted equivocado?
- En absoluto, es como yo la llamo.
- Pero…tendrá un nombre por el que la conozcamos el resto de la gente…
- Sí, pero estoy satisfecho con sus servicios, no me voy a cambiar.
- Aún no ha escuchado mis ofertas sr. García…
- Comprendo que debe ser muy duro su trabajo. La admiro… ¡tener que entrar en la intimidad de las casas sin ser llamada! Su voz me dice que usted está preparada para algo mejor. Siento la alegría que intenta poner en su labor, pero también el esfuerzo que le supone. Le invito a que disfrute de cada llamada, más allá de si logra vender su producto o no… que su presencia sea como un Papá Noel, que en lugar de entrar por la chimenea lo hace por el teléfono.


- ¡No me imagino con barba!
- ¡Ahora está usted sonriendo de corazón! ¡Creo que hasta ha llegado un destello de luz por mi auricular! ¡Disfrutemos del momento mágico de la comunicación!
- ¡Nunca me había encontrado con un caso como el suyo…!
- ¡Ni yo contigo! Toda conversación puede convertirse en fuente de alegría. Es un placer conocerte, Margarita. Tienes una gran oportunidad de regalar belleza a través de tu voz. Fíjate en tu nombre, ¡es el de una flor…! A cada persona que te descuelga el teléfono le puedes saludar en tu nombre, no en el de la compañía.
- ¿Cómo se hace eso?
- Sintiendo en el otro a alguien con el que puedes compartir unos instantes mágicos. Tu interlocutor es todo un universo por descubrir… escucha su voz como si cada una de sus palabras fuese un regalo, luego… la desenvuelves… dejándote sorprender.
Mireia se queda unos instantes sin saber como continuar.
- Todo esto es muy bonito, pero si no vendo me despedirán…
- Piensa en todos los tesoros que habrás acumulado. Te sentirás tan rica interiormente que te plantearás buscar un trabajo mucho mejor. Todas, y cada una, de las personas con las que hayas hablado te habrán ayudado a creer mucho más en ti, pues su alegría y agradecimiento por haberles hecho el día más feliz, es como un abono para tu autoestima. Con ese impulso descubrirás oportunidades en las que ni siquiera hubieras pensado.
- Aunque no me satisfaga, necesito este trabajo.
- Aún más necesitas cumplir tus sueños….
El maestro hace gestos para interrumpir la actuación. Unos aplausos la ponen fin.
- Al final parecía una de tus clases. ¡Me imagino la cara que pondría la chica! - Opina Rou.
- Desde luego no olvidaría fácilmente esta llamada – Dice Sara.
- Yo creo que lo comentaría con sus compañeras y su efecto aún tendría un mayor alcance, les daría qué pensar…- Expone Ana.
- ¿Has hecho esto alguna vez, realmente? – Le pregunta Alberto al profe.
- Muchas veces, en todas he recibido el agradecimiento de la persona. Quedaban mucho más contentos que si me hubiesen vendido algo. Todos, en el fondo, deseamos más ser tratados con amor a cualquier otra cosa que nos puedan ofrecer. Saber esto es el truco. He de aclararos que no digo siempre lo mismo, cuando abres el corazón las palabras fluyen solas. La presencia de la otra persona demanda un discurso u otro, sin necesidad de pensar el adecuado. Es pura magia. Así, que no se os ocurra imitar lo que hemos dicho hoy, porque eso os llevaría directamente a la mente y a cerrar vuestro corazón.
- ¡Estoy deseando que llamen a mi casa! Les diré a mis padres y a mis hermanos que me pasen de inmediato el teléfono. Expresa Ana.
- Aquí tenéis un ejemplo de cómo convertir un problema en oportunidad. La educación que hemos tenido, fruto de la dualidad, nos ha enseñado a tener que resolver todas las dificultades luchando. En la nueva forma de ver las cosas, los problemas se pueden disolver como caramelos de limón. Termina el maestro, guiñando un ojo a Blanca.
- ¡Me parece que tu método del teléfono puede ser una buena manera de ligar! ¡Voy a ponerla en práctica! – Dice, medio en serio y medio en broma, Toni.
- ¡Seguro que cuando descuelgues tú, será un hombre! – Vaticina Rou, haciendo reír a la clase.

Extracto del libro:
“23 maestros, de corazón – Un salto cuántico en la enseñanza-“

de Editorial Desclée:  http://www.edesclee.com/products.php/ISBN9788433026507


CÓMO, CON EL HUMOR, TRANSMUTAR LA ARROGANCIA EN COMPRENSIÓN



El adolescente que fuimos vive en nosotros, nunca ha muerto, y muchas veces  sus desequilibrios no resueltos se manifiestan en nuestra vida de adultos de forma sorprendente, cuando menos lo esperamos, como en el caso del siguiente conductor ...

- ¡Venga! – Suplican un par de voces.

- Cada historia tiene su ritmo… dejadme que encuentre el de ésta…

- ¡Con tal de perder el tiempo! – Masculla Alex, quien ya se despide de las mates.

- Su hermano es policía municipal.

- ¿De esos que ponen multas por aparcar? - Pregunta Toni, aprovechando para una de sus representaciones mímicas.

- ¡Precisamente eso acababa de hacer! La persona sancionada no estaba en absoluto de acuerdo. Empezó hablándole de sus problemas para encontrar aparcamiento, eludiendo su responsabilidad en la falta cometida. En un momento de la discusión le dijo que él, como contribuyente, era quien le pagaba…con la clara intención de humillarlo. El agente le sonrío y le contestó que estaba encantadísimo de conocerlo, incluso, creo que le alargó la mano en señal de amistad. Se presentó y… ¡le pidió un aumento de sueldo!

Una inmensa carcajada explota en la clase. Todos se imaginan lo cómico de la escena y las posibles caras del multado. José Luis hace gestos para poder continuar.

- La persona quedó tan sorprendida, que no tuvo más remedio que sonreírle al agente; asumiendo su responsabilidad en los hechos. En unos segundos, comprendió que el guardia era un ser humano, que tenía también sus problemas y que, desde luego, no tenía nada personal contra él. Es un ejemplo de lo poderoso que puede llegar a ser el sentido del humor cuando, en vez de emplearse para reírse del otro, se utiliza para acercarse a él.

Extracto del libro:
“Veintitrés maestros, de corazón – Un salto cuántico en la enseñanza-“